TIENE ALEMANIA REALMENTE LA CULPA DE LA SITUACIÓN ACTUAL DE ESPAÑA…??


Clises y División de Opiniones

En estos meses, es fácil encontrar ciudadanos en sur de Europa, por ejemplo en España, que canalizan sus enfados hacía los mandatarios europeos, para encontrar una justificación para la situación económica en la se encuentra un porcentaje importante de la sociedad en la que viven.

Hasta antes del verano del 2012, estos países objetos de los insultos eran Alemania y Francia. Tras el resultado electoral en el país gallo que dio la victoria al socialdemócrata Francoise Hollande, y las primeras reformas emprendidas por su nuevo gobierno, que tomó posesión el 15 de Mayo 2012 y que aumentó radicalmente la presión fiscal a las empresas y las personas de clase alta, los indicadores macroeconómicos de Francia se han resentido y el país se ha alejado de la figura de co-liderazgo que presentaba con el mandato de Nicolas Sarkozy en Europa.

Su actual gobierno se ha sumado por tanto a las peticiones de países del sur de Europa de priorizar políticas de estimulo económico por encima de las de austeridad, contención de gasto y consolidación fiscal.

Se pide abiertamente la creación de mecanismos públicos de protección para los gobiernos EU-27 (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF)), socializando por tanto su deuda pública, en forma de fondos de rescate, lo cual ha dejado a Alemania como único defensor aparente de políticas socialmente la impopulares.

Origen del Problema Global

Para intentar resolver un problema, hay que entender el origen del mismo, y el contexto en el que se ha producido.

En el caso de las tensiones económicas en España, hay que retroceder a principios del siglo XXI, concretamente a los años 2002 en adelante. En aquellos años, países como EE.UU. y Alemania se estaban recuperando del Crash Bursátil que había causado la burbuja de las .com en las bolsas de todo el mundo.

Las pérdidas acumuladas de las sobrevaloraciones de las empresas tecnológicas estadounidenses habían creado un clima de extrema incertidumbre en los mercados de los capitales. Las inversiones en renta variable, hasta entonces altamente rentables, se habían convertido en tales con una tasa de riesgo inasumible para los flujos de capitales de los fondos de inversión, según las estrategias definidas por sus comités de evaluación de riesgo.

Mientras EE.UU. volvía pronto a la senda del crecimiento, en gran parte gracias a la expansión de su mercado de vivienda, en Europa, el país de mayor capacidad de generación de recursos e inversión, Alemania (cuarta economía mundial, después de USA, Japón y China), no se recuperó del declive bursátil y empezó a tener grandes problemas estructurales a partir del año 2001 en adelante, lo cual lleva al entonces gobierno socialdemócrata alemán, encabezado por su canciller Gerhard Schröder, a tomar medidas de extrema importancia que finalmente le costaron la reelección por haber sido extremadamente impopulares entre la sociedad alemana.

Ante tal escenario de bajo crecimiento en el país germano, los mercados de capitales (Fondos de Inversión, Fondos de Pensiones, Capital Privado, Sector Bancario, Inversiones de Hogares y Empresas) buscaron otros mercados cercanos que les proporcionaban rentabilidades a corto plazo más altas que las que pudieron encontrar en Alemania en aquellos años.

Fue el momento en el cual muchos de ellos empezaron a invertir en España, Irlanda, Grecia e Italia, cubriendo así dichos mercados con crédito barato por exceso de liquidez.

Precios Relativos y Sociedad del Bienestar

En un mundo globalizado, como es el en el que vivimos actualmente, lo que más importa a fin de cuentas, es la comparación de precios entre competidores, tanto del mismo país como de diferentes países.

La evolución de los precios relativos (es decir la capacidad de compra de sus individuos) permite intuir de qué manera se ha podido desarrollar una sociedad con respecto a los demás. Para aplicar el concepto de precios relativos y analizar su competividad, hay que analizar con determinación los costes laborales, precios de la vivienda, precios de consumo y las exportaciones de un país.

Cuando sus precios de consumo (IPC) y precios de vivienda crecen muy por encima de los costes laborales, se produce un empobrecimiento de la población activa, teniendo como consecuencia un menor consumo interno y caída de compra de viviendas y otros.

Durante prácticamente toda la primera década del presente siglo, Alemania reformó su mercado laboral con una ambiciosa así llamada “Agenda 2010”, reestructurando por completo el sistema, gracias a propuestas realizadas por el ilustre economista alemán Peter Hartz. Durante estos años, el país fue capaz de bajar en términos relativos, sus costes laborales y por tanto sus costes de producción, generando así productos cada vez más competitivos para abastecer sus mercados de exportación.

A su vez reformó el sistema de pensiones,  el sistema de sanidad, introduciendo modelos de co-pago entre empresas, empleados y estado y el mercado laboral.

Naturalmente, dichas reformas causaron mucha revuelta social entre los trabajadores del país, pues por un lado renunciaban durante muchos años a aumentos salariales (hasta incluso aceptaron bajadas en sectores muy concretos), los cuales descontados por la inflación acumulada del periodo significaba una pérdida superior al 10% de su poder adquisitivo, y por el otro lado se veían ante un incremento de los gastos sanitarios introducidos por las reformas del gobierno.

Por ello ha sido imprescindible la constitución de una Gran Coalición entre los socialdemócratas y partidos de la derecha (CDU, CSU) durante el periodo 2005-2009, para impulsar las mencionadas reformas con contundencia y visión a largo plazo. En un acto de responsabilidad ejemplar por parte de todos los agentes sociales alemanes (sindicatos, empresarios y gobierno) se entendió que el crecimiento del país pasaba por la ejecución de las reformas estructurales propuestas por los gobiernos Schröder, y a partir del autumno 2005, Merkel.

Además, desde entonces se observó una actitud de patriotismo por parte de los empresarios alemanes, invirtiendo conceptos de Offshore y devolviendo centros de producción desde otros países del este y China de vuelta a Alemania. La economía alemana no mostró signos de recuperación hasta el año 2009, desde el cual ha sido creciendo contundentemente, marcando máximos en los niveles de inversión y reduciendo a tasas record la desocupación en el país.

Fiesta en el Sur de Europa

Con Alemania inmersa en los problemas domésticos, y su mercado poco competitivo y por tanto poco rentable e interesante para los inversores, la atención de los mercados de capitales se centraba fundamentalmente en el sur de Europa, en donde España jugó un rol fundamental por la capacidad de expansión de su mercado inmobiliario.

Este es un mercado que necesitó un volumen de liquidez importante y presentó desde el año 2002 hasta verano del año 2007 rentabilidades muy importantes y a muy corto plazo, puesto que el dinero prestado a las entidades bancarias españolas, se invertía en pocos días/semanas y se titularizaba para su venta en los mercados secundarios, sin control ni discriminación.

Las entidades bancarias de España pero también de Irlanda y Portugal, invertían sin estrategia coherente sus recursos preferiblemente en el sector inmobiliario, lo cual generó una gran dependencia de dicho mercado de sus cuentas de explotación, generando grandes beneficios durante 7 años y dejando en evidencia su vulnerabilidad a partir del autumno del 2007 con la entrada en la crisis de los mercados europeos, y de forma muy acentuada a partir de septiembre 2008, con la caída del banco estadounidense de inversión, Lehman Brothers.

La deuda pública de España, antes de empezar la crisis, se situaba en un prudente 40% del PIB, mientras seis años después haya superado el 85%, y de un superávit por cuenta corriente del 2,4% en 2006 ha pasado a un 9,3% de déficit en 2011.

Durante los años de bonanza económica, todos los países del sur de Europa, especialmente Grecia, España, Portugal e Italia han perdido la ocasión de sanear sus cuentas públicas de manera que tuvieran menos capacidad de reacción ante posibles adversidades de mercado.

Un ejemplo muy claro: Italia tuve a su entrada en el Euro en 1999 una deuda pública del 120% de su PIB. Hoy día sigue teniendo el mismo porcentaje de deuda pública. Si los gobernantes italianos hubieran dedicado los sobreingresos generados durante los años desde su entrada en el Euro a la reducción del endeudamiento público, la deuda pública de hoy se situaría aproximadamente en un 60% del PIB.

Considerando que una de las principales lecciones de la actual crisis es la importancia de una adecuada gestión de los niveles de endeudamiento, no parece haber sido la estrategia más adecuada desarrollada por parte de los mandatarios públicos italianos.

Consecuencias del exceso de Liquidez en España

En cualquier mercado, en el momento en el que las tasas de crecimiento del mismo hagan que esté abierto a la entrada de cualquier competidor sin esfuerzo añadido, por eliminación de barreras por exceso de liquidez, se produce un acomodamiento de todos los actores del mismo, dejando que los gestores sean cada vez menos profesional y cualificado.

Por el otro lado, estas situaciones conllevan el efecto temporal positivo de unas tasas de desocupación muy bajas, por existir una fuerte componente de inversión y por tanto de demanda de trabajo cualificado y no cualificado.

Concretamente, en España, el gobierno central, a través del Banco de España, no supo regular el crecimiento de las entidades bancarias, pues se les permitía construir una cartera de inversión fuertemente expuesta al sector inmobiliario, con bajos criterios de valoración de riesgo y a menudo con gestores con visiones a corto plazo y poco profesionalizado.

Esto tuvo como consecuencia una inyección de liquidez masiva en el mercado nacional, hacía las empresas y familias, cuyo endeudamiento resulta muy preocupante en los tiempos actuales, situándose por encima del 380% de su renta acumulada.

Una vez estallada la crisis, después del verano del 2008, con un crecimiento galopante de la deuda pública española y sobre todo de la tasa de desocupación, situándose a principios del 2013 en niveles superiores al 26% de la población activa (y más del 50% de paro juvenil), una vez más el gobierno central español no supo definir la estrategia adecuada para resolver los problemas estructurales a largo plazo que padece el país, sino inicialmente aplicaba políticas de incremento de gasto público para el estimulo de la demanda interna y a continuación políticas tácticas que tenían como finalidad esquivar los problemas reales del país.

La Clase Política – El Lastre irresuelto de España

“Como puedes pretender que las cosas cambian, haciendo siempre lo mismo” dijo en los años ’40 del siglo pasado el científico alemán Albert Einstein.

El país sufre el sexto año de crisis y por la fuerza, en el sector privado, está cambiando su actitud hacía temas tan importantes como la gestión profesional de sus empresas, la exportación, la internacionalización, los gastos variables y el incremento de la productividad de sus empleados.

Dicho ejercicio de responsabilidad impuesto por la situación económica del país no se ha podido apreciar con igual rigor y resultado en la clase política del país.

España vive desde la Guerra Civil de finales de los años treinta del siglo pasado en una división política entre izquierda y derecha, que con la caída del Franquismo en el año 1975 volvió a acentuarse cada vez más.

La división se mantiene viva entre la izquierda y la derecha, interpretada por representantes públicos que tienen como principal objetivo perpetuarse en los puestos de control de los órganos públicos del país, véase en Empresas Públicas, Fundaciones & Asociaciones, Ayuntamientos, Diputaciones, Parlamentos Regionales o el Senado y el Congreso de los Diputados.

La ausencia de un espectro político amplio, con la representación de numerosos partidos que ocupan nichos en las preferencias de los votantes hace que la decisión electoral del pueblo a nivel nacional se inclina siempre hacía los mismos.

Esto ha generado un acomodamiento entre los mandatarios que promociona la corrupción por falta de supervisión, la falta de dignidad política por no dimitir ante hechos de extrema gravedad que afectan al ámbito de responsabilidad a la hora de interpretar un cargo público, la implementación de estrategias políticas a corto plazo y no resolviendo los problemas estructurales del mercado laboral, de las pensiones, de la sanidad, del sector bancario y de las administraciones públicas en el país.

Todo ello, con el fin de seguir hibernando en los cargos ocupados, convirtiendo la política no en un servicio público de personas hábiles y demostrados en el sector privado, sino en un coto de caza para personas que ven la política como una profesión en la que se puede desarrollar una trayectoria de por vida, sin tener que asumir responsabilidades personales de ningún tipo.

Reformas Urgentes

España tiene una buena posibilidad de salir de la situación actual y volver a la senda del crecimiento. Pero esto sencillamente no puede pasar en cuestión de pocos meses, ni siquiera años, sin que se ejecuten unas reformas inevitables para resolver los problemas estructurales del país.

Tal y como sucedió en Alemania durante los años 2002-2009, sería mucho más viable que para ello se uniesen los dos principales partidos del Congreso de los Diputados, con el fin de constituir una Gran Coalición y aprobar una agenda ambiciosa de reformas estructurales.

Entre ellas, debería de figurar:

1.- Reforma del Sector Bancario

El Banco de España debería de actuar con Independencia, ejerciendo una supervisión del sistema bancario severo y actuando de forma preventiva contra las malas praxis de los gestores bancarios.

                2.- Reforma del Mercado Laboral

La reforma laboral aprobada por el actual gobierno va en la dirección adecuada, flexibilizando la contratación y reduciendo los gastos de reducción de personal en caso de necesidad. Sin embargo, en comparación con los competidores Europeos, seguimos teniendo una estructura laboral muy rígida y muy poco competitiva.

                3.- Reforma de las Administraciones Públicas

Hace falta una drástica reducción del aparato político, los privilegios concedidos y los organismos a menudo duplicados. Se tiene que instalar una nueva filosofía de “servidumbre publica temporal” con un código ético que valga para todos los miembros de todos los partidos políticos.

                4.- Reforma de la Justicia

El sistema judicial español es extremadamente lento y no trasmite ni rigor a la hora de ejecutar sentencias, ni seguridad para la atracción de inversión extranjera.

                5.- Reforma del Sistema de Sanidad

La reforma de la Sanidad es inevitable, por no ser sostenible un sistema universalmente gratuito. Conviene introducir un modelo público-privado que permita la cofinanciación de los servicios a través de los ciudadanos, haciendo hincapié en que haya colectivos más desfavorecidos para los cuales haya que establecer reglas excepcionales, como para pensionistas, enfermos crónicos o rentas bajas.

Estrategia Europea

La Comunidad Europea, a través del Eurogrupo (una reunión institucionalizada que en la Unión Europea congrega al menos una vez al mes a los ministros de Economía y Finanzas de los Estados de la Unión), ha aprobado en dos fases fondos utilizables para el rescate de países, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) en el 2010 y Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF) del pasado año 2012.

Ambos fondos tienen como base la socialización inter-comunitaria de la deuda pública, puesto que el dinero puesto a disposición proviene de los miembros acreedores de la EU-27 (encabezado por volumen de aportaciones por Alemania) y tendrá que ponerse a disposición en caso de emergencia, recaudándolo por la vía tributaria a su propia población.

Es decir, si a modo de ejemplo quebrase el sistema bancario español, y provocase un encarecimiento de la deuda pública de dicho país, hasta niveles en los que el incremento de la prima de riesgo hace imposible el poder financiarse y tiene que pedir el rescate a nivel de país, esta ayuda se financiaría gracias a los impuestos que pagan los alemanes (y otros acreedores de la EU, como Holanda) a su fisco.

Puesto que el órgano que decide este tipo de ayudas sea el Eurogrupo, hay que tomar en consideración que en este momento casi el 70% de los votos del consejo de dicho órgano están representados por Francia, Italia, España, Gracia, Irlanda y Portugal.

Quiere por tanto decir que Alemania no tiene el poder absoluto a la hora de imponer sus políticas en Europa!

Conclusiones

Europa tiene que decidir si quieren seguir asfixiando a los países del sur, tal y como a Grecia, Portugal y España.

Se ha visto claramente que las duras imposiciones de austeridad y políticas de recorte de gasto no llevan a una adecuada consolidación fiscal en los países nombrados.

Por el otro lado, se ha visto también que reformas dolorosas con cambios importantes en las estructuras de un país como Alemania sentó las bases para el crecimiento unos años después, y este tipo de estrategias a largo plazo desgraciadamente todavía no son del todo visibles en el plan de actuación de gobiernos como España.
Resulta evidente que no habrá crecimiento futuro sin previas reformas estructurales y austeridad en el gasto.

El Presidente del Instituto para Investigación Económica (IFO), el economista alemán Hans-Werner Sinn defiende la teoría de que exista la posibilidad de que haya países que tengan que salir, aunque sea temporalmente, del Euro (no de la Unión Europea) para conseguir la devaluación de sus precios y costos laborales.

Solo así ganarán en competividad para poder volver a exportar productos y servicios y así crecer a medio-largo plazo y generar capacidad de pago para la devolución de las ayudas recibidas.

En todo caso, solo sería factible tal modelo, si previamente hubiera existido un condono parcial por parte de los acreedores.

Un ejemplo grafico que demuestra dicha necesidad: El Plan Marshall que doto a Alemania con fondos para su reconstrucción, después de la II Guerra Mundial, ha sido repagado a los Aleados durante más de 50 años, terminándose en los años ’90 del siglo pasado su obligación de repago.

En términos relativos, Grecia tiene actualmente un montante de deuda 8 veces superior que Alemania en el año 1948. Por lo tanto, tardaría, en igualdad de condiciones unos 400 años en repagar dichas ayudas a los acreedores.

No es por tanto aconsejable que los acreedores privados (Fondos de Inversión, Fondos de Pensiones, Sector Bancario, etc) que habían invertido en Deuda Pública Griega o en el mercado inmobiliario Español, recuperen sus inversiones a costa de un mayor endeudamiento público, llevado a cabo por necesidad de aceptación de mecanismos de rescate Europeo, así terminando en las manos del erario público europeo el rol del acreedor mayoritario de dichos países, con las respectivas perdidas futuras de una buena parte de sus inversiones, y la correspondiente necesidad de recaudación añadida de las mismas en sus ámbitos tributarios.

Algo parecido puede pasar a España, en caso de que tenga que pedir un rescate país, sin resolver sus problemas estructurales, y que por tanto no depende de las preferencias de la Sra. Merkel o Alemania, sino de su propia voluntad y capacidad a la hora de enfrentarse a sus problemas.

Autor: Alexander R. Paruschke (@aparuschke)

Acerca de aparuschke

As a professional service firm with international operations, we specialise in managing complex change solutions for different companies. apcore guides clients through Organisational Changes, Innovation Management and New Business Model Designs, as well as implement Innovative Management Strategies and Internationalisation processes thanks to our expertise and experience in various sectors.
Esta entrada fue publicada en Economy, Politics y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s